↑ Volver a Temas de capacitación

Antecedentes del siglo XIX y XX en Cienfuegos

 

Es Cienfuegos una ciudad costera desarrollada junto a la bahía de Jagua, también llamada bahía de Cienfuegos. Posee una estratégica posición al centro sur del país en estrecho vínculo con el Caribe.

Ciudad que con un halo de magia imperceptible seduce a todos, un Centro Histórico que delineó la identidad física del cienfueguero y  enraizó  el amor perdurable por esta tierra de mitos y leyendas. Sitio privilegiado de la geografía nacional, donde prevalece el espíritu emprendedor de sus fundadores desde hace 192 años.

Situada en el centro sur de la Isla de Cuba, con sus 48 Km2  y 153 685 habitantes, es Cienfuegos, la única ciudad cubana y de América del siglo XIX, fundada por franceses bajo la corona española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su elegante y perfecto trazado neoclásico en forma de tablero de ajedrez, constituye un exponente excepcional del urbanismo en ibero América de esa centuria, junto a la riqueza monumental de sus edificaciones, conjuntos y espacios públicos,  bañados por su mar, que la cualifican y distinguen como la  ”Linda ciudad del mar “ y la “Perla del Sur”.

Caracterización del centro histórico de Cienfuegos

El Centro Histórico Urbano de Cienfuegos, fue declarado Monumento Nacional en el año 1995 y en el año 2005 se le otorga la categoría de  Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Sus 90 Hectáreas se caracterizan por:

Líneas de elegantes fachadas corridas a manera de bloques sin portales, excepción hecha en plazas y paseos.

 

 

 

 

 

Permanencia en el tiempo de tipologías arquitectónicas originales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presencia de espacios públicos cualificados como la Plaza de Armas, núcleo fundacional y el Paseo del Prado, verdadero centro lineal del conjunto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edificaciones puntuales que se distinguen e integran la armonía constructiva y ambiental del Centro.

 

 

 

 

 

 

 

Contenedor histórico de la vida cultural, política, administrativa y social de la ciudad y sus pobladores, desde el 22 de Abril de 1819.

El Centro Histórico de Cienfuegos está amenazado por los desastres naturales que con mucha frecuencia se manifiestan en el Caribe. Los mismos, pueden afectar la riqueza testimonial, ambiental y arquitectónica del conjunto y sus componentes físicos principales de alto valor patrimonial así como a sus habitantes, verdaderos protagonistas de esta obra creadora.

 

La ciudad constituye un inigualable conjunto de valores integrados  al mar, verdadero protagonista de su riqueza y singularidad física prepararnos y proteger nuestro patrimonio de eventos climatológico constituye una valiosa estrategia de nuestros tiempos…

La ciudad y sus áreas de valor, en abrazo permanente con el Mar Caribe, se enfrentan a los embates ciclónicos que asedian al país, su posición estratégica, lo convierte en destino seguro de los mismos, que de forma directa e indirecta nos deja su terrible estela.

La temporada ciclónica en Cuba abarca desde el 1 de Junio hasta el 30 de Noviembre (6 meses), donde se enmarca estadísticamente la época del año con mayores probabilidades de incidencias de tormentas y ciclones aunque son Septiembre y octubre los más frecuentados por huracanes.

Antecedentes

Cronología de las afectaciones climatológicas desde 1825 hasta la actualidad

Siglo XIX

De 1825 a 1899  nuestra jurisdicción  sufrió  un total   de  31 afectaciones climatológicas.

Comportamiento  por  categorías.

Categoría  1——-15 eventos.

Categoría  2——-8 eventos.( 1844,1870,1875,1876,1882,1888,1894,1895)

Categoría  3——-1 (1825)

Sin categoría——7

Años   con 3 o más  eventos  del siglo XIX.

1870  con  3  eventos   y  nos  afectaron 2.

1878  con  3   eventos  y  nos  afectaron 2.

1886  con  6   eventos  y  nos afectó  1.

1887  con 6    eventos  y  nos  afectó 1.

1894  con 3 y nos afectaron 3.

1895  con  3 y nos afectó 1.

1897 con  3 eventos  y nos afectó 1.

1899  con 3 eventos  y nos afectó 1.

El  primer  huracán que  se tiene  noticia  azotó  esta  jurisdicción  en el año  1825,  conocido  con  el nombre de “Huracán  de Cienfuegos y Trinidad” o  “Santa Ana” con categoría 3

El Gobernador Interino D. Manuel Muñoz  narra los sucesos “tomó tanto incremento que en muy pocos minutos arrasó la Iglesia, la casa de Gobierno ocupada por mí, envolvió el archivo público y correspondencia de oficio de mi interino cargo; dejando la mayor parte de los libros y papeles casi enteramente inútiles: el cuartel de la Tropa, Hospital, la casa inmediata también al Gobierno y la ocupada por el Ministerio de la Real Hacienda Administradora de Rentas, con otras muchas de varios vecinos fabricadas con toda solidez; arrancando los remolinos hasta los cimentos y gruesos horcones que la sostenían, y sin intervalo alguno arrastró con todas las demás  casas en número de doscientos ochenta y cinco”

“Bergantín Goleta titulado “Labdore”,  se estrelló sobre los arrecifes de Punta Gorda, en el Castillo de Nuestra Sra. de los Ángeles se dice que ha habido bastantes quebrantos y  los sitios de los colonos han sido arrasados enteramente con pérdida de muchos animales y de las viandas para la manutención; de modo, que me parece imposible puedan subsistir”…

 “Fue un imponente ciclón que el 5 de septiembre de dicho año 1882 hizo sentir sus terribles efectos no solo en la ciudad sino en toda la antigua jurisdicción de Cienfuegos hubo muchos derrumbes y destrozos de edificios, especialmente a las casas situadas al Oeste y al Sur de la ciudad, viniendo a tierra  cuantos estaban en puntos  elevados y todas las cercas de los patios; los  árboles  fueron arrancados de raíz  unos  y  partidos   en   pedazos otros, quedando sólo en pie las palmeras de la Plaza de Armas, que presentaba un aspecto desolador porque todo lo demás vino al suelo, arbustos, tres de las cuatro estatuas que adornaban la plazoleta del centro, los faroles del candelabro central….”

 

“Huracán de Faquineto” , 1888, copiosas lluvias cayeron en la ciudad, causando grandes perjuicios en el arbolado de los paseos y plazas públicas, así como en los edificios, cuyos techos sufrieron desperfectos. Ocurrieron también algunas inundaciones en los barrios más bajos de la ciudad, siendo socorridas las familias, que corrían peligro en esos lugares”.

Agosto de  1891a consecuencias de  las grandes lluvias  sufridas en la ciudad de Cienfuegos  donde   señala  que  se inundaron  las casas situadas en la calle de Cristina entre  las de Santa  Clara y La  Mar, teniendo que salir de ellas las familias que las habitaban, pues el agua subió en el interior de la viviendas  a más de un metro de altura

Siglo XX

En la  etapa correspondiente  a los 50 primeros  años de  este  siglo la ciudad  sufrió los embates de 13 eventos climatológicos.

Categoría  1——-12

Categoría  2——-0

Categoría  3——-1 (1935)

Sin categoría——9

Años   con 3 o más  eventos  del siglo XIX.

1906  con  5  eventos   y  nos  afectaron 2.

1909  con  5   eventos  y  no  nos  afectó

1933  con  5   eventos  y  nos afectaron  2.

 

1904 en  los días   22 y 23 de  octubre “  lluvias torrenciales en la ciudad, ocurrieron varias inundaciones  en los  barrios  bajos  de la población. En el llamado “Pueblo Grifo” hubo necesidad de  auxiliar  a las  familias  y sacarlas  de  sus  casas, pues la  altura  de las  aguas  llegó a  causar  alarma”

 

En 1906  ocurrieron  grandes inundaciones  en los  barrios  extremos  de la ciudad, siendo necesario auxiliar a un  gran número  de  familias,  cuyos  hogares  se  vieron inundados. Los bomberos  y la policía  llevaron a  cabo  verdaderas obras de  salvamento en  los  barrios de  Pueblo Grifo y  la  Caridad. Ocurrieron  varios  derrumbes  de paredes en construcción  y de  cercas, así como accidentes en el puerto,   el vapor “Cienfuegos” se  fue a pique y una patana  carbonera, Por  consecuencias de estas lluvias torrenciales, tuvo crecidas  alarmante, sus  aguas arrastraron numerosas reses, árboles, útiles de los  campesinos  y algunos  muelles y casas  de los  que  estaban situados  en sus  orillas.

 

1908 se Inaugura el Observatorio de Nuestra  señora de Monserrate  el cual a partir de  este  momento jugaría importante  papel en  la preparación del pueblo ante los eventos climatológicos.

 

Huracán conocido  como “Valbanera”  se  desarrolló del 9 al 10  de septiembre de 1919  provocó  estragos con  las rachas  de viento en el barrio de  Punta Gorda  señalándose   en la prensa local …“De la  casa del señor  Serafín Mauri el viento destruyó  la glorieta y el baño. En la  viuda de  Entenza el baño y el  muelle  fueron  desenclavados y parte  del muelle del señor Acisclo del Valle,  también  sufrió desperfectos”.   

El  horroroso huracán  que  en 1932 causó la muerte de 900 personas en Santa Cruz del Sur  según la prensa de la  época y  siempre  dejó sus  vestigios en Cienfuegos  provocando entre otras  afectaciones  la pérdida  de cuatro goletas “La   Delia Leticia”  que embarrancó  en la  Caleta  Nueva, las Goletas “La Joven Leonor”, “ María  Amelia”  y “San Salvador”, provocó además   que  quedaran destrozadas  las puertas   del  Faro  “Los Colorados”.

 Aunque el ciclón   de 1933 pasó alejado de la ciudad  las afectaciones en Cienfuegos se hicieron sentir. “El edificio que ocupara  el Frontón  Jai Alai, en Independencia  y   Dorticós, ha perdido numerosas planchas  de zines, cartelones  y vallas que  cercaban esa obra no terminada. Las casas de tabla de los barrios de la ciudad, también han padecido  las furias del fuerte brisote, en el Cienfuegos  “Nautic Club” los  muelles  totalmente  destruidos, así como los  baños  y glorieta de  dicha  institución. Las afectaciones  al   litoral del Malecón  y las inundaciones  se hicieron sentir señalándose en la prensa “las olas  han estado rompiendo  con gran violencia  sobre el muro  inundándose  la  avenida  “Julio Antonio Mella”.

 Después del paso del huracán  de 1935 la ciudad  cambió su fisonomía, las afectaciones fueron devastadoras, Cienfuegos no había  vivido  un ciclón como este desde 1825, sus  consecuencias  se manifestaron  por toda la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

1944

El “Nautic Club”, en  este  lugar  la  marejada  se llevó dos  muelles  donde  atracaban  embarcaciones, habiendo destruido parte de las  estacadas   que  circundan dicho baño, llevándose  también  la  casa  de las canoas  y la del baño  de las mujeres  en su  casi totalidad,  le  llevó el techo y piso. El muelle de “Torriente”, este  muelle  no sufrió más que la pérdida  de tejas  que  el viento se llevó. El muelle de Terry sufrió la  destrucción total  de sus  espigones  y parte  del edificio  así como en los techos. En “Club de Cazadores” rompió todo el muro rompeolas, el tendido eléctrico, los  servicios de tuberías de agua, así como bancos  y sillas  y otros  enseres  de uso  de dicho club.

 

 1988 Inundaciones

Recordemos en los últimos años los daños producidos en el territorio, por los ciclones Lily (1996) y Michelle (2001), incidiendo directamente en su Centro Histórico y su entorno de alto valor patrimonial.

 

Para todo tipo de Plan contra desastres, se cuenta con el Expediente de cada manzana del Centro Histórico y la información necesaria de cada inmueble que la integra, con  localización detallada y su vínculo con el entorno. Se cuenta con un diagnóstico preventivo y las medidas a tomar en cada etapa de desarrollo del desastre, en función de la edificación o sitio en cuestión. Estas se incorporan al conjunto de acciones que integralmente se asumen antes, durante y después del desastre natural, reduciendo el impacto de los peligros naturales.

 Otros fenómenos naturales de consideración por su agresión al medio construido, al natural y al propio hombre que lo habita, son las intensas lluvias. Estas pueden presentarse en cualquier época del año, al igual que las penetraciones del mar, que inundan grandes zonas del litoral cienfueguero; esta situación se manifiesta fundamentalmente durante los embates de ciclones y frentes fríos que afectan a la nación.

El recuerdo imborrable del ciclón Flora; en el año 1963 se crea la Defensa Civil cubana y se comienza a desplegar una red de estaciones meteorológicas locales por los rincones de la isla para ayudar en el seguimiento a los fenómenos atmosféricos de cualquier envergadura. La decisión resultó firme: nunca más veríamos morir a tantos cubanos debido al azote de las fuerzas devastadoras de la naturaleza.

Para la organización, planificación, ejecución y control de las medidas de protección en caso de huracanes, intensas lluvias u otro tipo de catástrofe, se activan los Consejos de Defensa a los diferentes niveles: Zona de Defensa, Municipio y Provincia, bajo la orientación de la Defensa Civil y la máxima Dirección del país.

 

Los “Planes contra Huracanes” se elaboran en todas las instancias y se actualiza antes del comienzo de la temporada ciclónica, incluyen el cumplimiento de acciones de protección de la población y el Bien. La planificación escalonada de éstas se establecen por el Gobierno cubano, a través del Estado Mayor de la Defensa Civil, en cuatro fases: Informativa, Alerta ciclónica, Emergencia ciclónica y Recuperativa. Para esta última fase se cuenta con la Reserva del país (presupuesto y materiales  para estos casos) y de la voluntad política para revertir los efectos negativos que dejan estos fenómenos naturales.

 

Dentro de las acciones preventivas que se instrumentan en el Centro Histórico para minimizar los daños, mencionaremos algunas: poda de árboles que pueden afectar las redes eléctricas y telefónicas; limpieza de redes técnicas (hidráulicas y sanitarias), incluye tragantes y canales de evacuación de aguas pluviales; eliminación de escombros y limpieza de azoteas; apuntalamiento de inmuebles en mal estado.